Los Elefantes y el Hombre

La relación entre estos magníficos animales y el ser humano es muy antigua. Se sabe que el Homo erectus ya consumía carne de mamut hace 1,8 millones de años. Nuestra especie, Homo sapiens, en sus inicios no conocía la agricultura y vivía de lo que cazaba. En las latitudes altas, los clanes humanos llevaban a cabo la caza del mamut. Para atrapar a los animales preparaban una trampa que luego cubrían con palos y nieve. Obligaban a la manada a moverse y cuando un animal caía en la trampa lo remataban con lanzas y piedras. La carne de un mamut alimentaba al clan durante semanas.

Cazadores de Mamuts

Ya en la modernidad, los elefantes africanos (Loxodonta africana) han sido cazados principalmente para obtener marfil. Durante los siglos XIX y XX la caza se realizaba de manera descontrolada, llevando a la especie al borde de la extinción. De no ser por los esfuerzos de conservación, hoy en día seguramente no quedarían elefantes africanos.

Pero la relación entre los elefantes y el hombre no se queda en la relación depredador-presa. El elefante indio (Elephas maximus) ha sido domesticado desde tiempos muy antiguos en el sudeste asiático. Los lugareños aprovechaban la fuerza de los elefantes para transportar madera, elementos de construcción, alimento, personas… En tiempos de guerra se han usado elefantes para llevar armas y piezas de artillería (cosa que han hecho incluso durante las guerras del siglo XX) y combatir, dotándole a menudo de armadura y poniéndole pinchos en las patas y “espadas” en los colmillos, así como cargando arqueros sobre su espalda.

Los elefantes han formado parte de las tropas de Alejandro Magno o Aníbal, entre otros reyes de la antigüedad

En el lejano Oriente existe un gran respeto por lo elefantes. Esto se percibe en su presenecia en diversos relatos religiosos. Así, por ejemplo, el dios Ganesha de la religión hinduista tiene cabeza de elefante; en el budismo, los elefantes blancos son sagrados porque se dice que la madre de Buda, quedó embarazada de él tras soñar con un elfante blanco. En Tailandia existe un festival dedicado íntegramente al elefante, cuyo propósito es recaudar fondos para garantizar la supervivencia de cuidadores y elefantes. Durante varios días se celebran desfiles y competiciones, incluyendo una competición de belleza y un partido de fútbol en elefante.

Elefante engalanado para participar en una festividad religiosa en la India (arriba). Elefantes jugando al futbol (abajo).

Anuncios

Acerca de borjabiourjc
Soy estudiante de biologia de la Universidad Rey Juan Carlos. Tengo 19 años, mido 1,80 m de altura, tengo el pelo castaño oscuro y los ojos marrones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: